Náufrago en tierra

lunes 20 de julio de 2009

La crisis como reflexión: Masakatos y Kikagatis


Todos sabemos que existen más guerras en el mundo que patas tiene un ciempiés, ese 'bicho' insignificante al que no le hacemos el menor caso. Así nos sucede con las guerras que ocurren en otros continentes, sabemos que existen porque a veces somos 'machacados', —perdón informados—, en la apertura de algún telediario en que nos muestran al género humano como una subespecie exterminándose.
Pongamos por caso ese artrópodo miriápodo que acabo de nombrar, —el ciempiés— de cuerpo alargado y estrecho formado por anillos o segmentos en el que, en cada uno, tiene un par de guerras —digo patas— son unos bichos guerreros, depredadores y carnívoros —en este sentido muy parecidos al hombre— con unos apéndices bucales muy desarrollados que segregan veneno, no sé si para defenderse o para atacarse, pero hay que cuidarse de ellos porque su picadura tiene consecuencias alérgicas y, a veces, tratamiento toxicológico. Estómagos agradecidos que, sortean sus dificultades arrastrándose como gusanos —en esto tampoco se diferencian mucho de algunos humanos— viven en un mundo previlegiado en el que ignoran la crisis.

No me gusta como 'malinforman' la mayoría de los medios informativos, aprovechándose del drama humano, mostrar —periodísticamente hablando— imágenes de impacto que sirvan para captar la atención de la audiencia, eso no es periodismo, seguro que tiene otro nombre y, posiblemente será feo. La crisis no sólo se ha adueñado del mundo productivo y económico, hay crisis instalados en muchos frentes, hay crisis de ideas en la política y de credibilidad en los políticos. Hay crisis en el periodismo, periódicos y televisiones están perdidos preguntándose cómo deben reconvertirse, hay crisis de contenidos porque no han sabido actualizarse debidamente.

Sí me gusta el poco periodismo clásico que muestra una realidad aunque sea conflictiva, argumentándola, informando de los orígenes del problema, penetrando en las razones que tienen ambos contendientes y hasta de las consecuencias crueles de los habitantes que las padecen; del drama humano que está presente. Pero casi siempre falta explicar el origen del conflicto y, desde los gobiernos que desde grandes trusts financieros mueven el macabro negocio de las armas, de los proveedores de 'pseudo necesidades' y, de poderes comprometidos, moviendo voluntades e intoxicando los medios informativos para 'apoyar' intereses espurios e inconfesables.
Pocas veces se nombra a la 'Trilateral' o al grupo 'Club Bilderberg', poderosas organizaciones que 'influyen' y mueven los hilos del mundo global, bien sea política, económica y financiaramente; presionando y dirigiendo gobiernos, fabricando crisis artificiales para mantener a la gente en un perpetuo estado de desequilibrio, para que el mundo se convierta en el 'pañuelo' de sus intereses y caprichos. Soportamos un mundo organizado en torno al poder, a cualquier poder que nos pueda 'beneficiar'. De poder elegir, me gusta la política y el periodismo comprometido con la decencia y la honestidad.

Informaciones veraces, sin 'trufarla' de veladas opiniones, ni tendencias que influyan en un sentido o en otro. Sí admito, —no podría ser de otra manera— la opinión como criterio personal, expresada con todas las consecuencias, tal vez el periodista que más se aproxima a mi idea es Iñaki Gabilondo. Quizás pretendo un auténtico periodismo, quizás tan bueno como el que hacía el veterano presentador de noticias Walter Cronkite, un periodista que se ganó su credibilidad formándose como corresponsal de guerra de la United Press durante la Segunda Guerra Mundial. Hasta que pasó a la CBS ganándose el apelativo de la 'cara amiga de los informativos', convirtiéndose en uno de los profesionales de mayor prestigio, no sólo por su buen hacer sino por la neutralidad con que las noticias eran por él expuestas; sus palabras tenían crédito para su audiencia, en una palabra, se fiaban de un buen periodista honesto.



Sigamos con las guerras y, también, sus crisis. Desde hace muchos años hay dos pueblos vecinos del continente africano que están en guerra, son dos pueblos que recién me acabo de inventar de Uganda, Masakatos y Kikagatis, pueblos cercanos al lago Victoria. Ahora su interminable guerra se ha visto, —como casi todos los sectores económicos del mundo— afectada por la crisis. Ambos contendientes se han pasado años presumiendo que, cada uno de ellos, tenía las mejores armas, las que más gente mataban. Los feroces guerreros de ambos pueblos seguían las tradiciones de sus mayores y, cuando llegaba el plenilunio, ambos bandos hacían una tregua, siguiendo un rito ancestral enaltecían al 'viril guerrero triunfador' dándose golpes en el pecho y se emborrachaban tomándose cajas de cerveza que los mismos traficantes de armas les proporcionaban como rappel incentivo por consumo, para que así, cubrieran los objetivos que los traficantes previamente fijaban. Celebraban el descanso del guerrero, hacían un receso a la masacre sistematizada de los pueblos que tenían entre sus manos, se tomaban unas cervezas y presumían del lanzagranadas más largo y más destructivo; no tenían suficiente con ser un pueblo 'avanzado' en masacrarse mutuamente, sino que el instinto aniquilador les llevaba a serlo aún más y alardear del número de sus matanzas.



Pero la crisis les ha dejado sin municiones, los últimos obuses que les quedaban, los lanzaron contra el propio traficante de armas, cuando éste les propuso que, como consecuencia de la crisis había perdido todo su dinero que tenía en los bancos suizos; había confiado todo su dinero aconsejado por su amigo y financiero Bernard Mardoff en productos financieros de alta rentabilidad y, apesadumbrado, el traficante les informaba que, cada obús costaría cuatro veces más de lo que hasta ahora pagaban. El traficante aún está sorteando agujeros de obús en su huída a Madagascar. Ya se sabe que la crisis llega a todos los rincones y hace estragos en todo el mundo. Pero como dijo un dictador —de infame recuerdo— que no quiero nombrar, Masakatos y Kikagatis se dijeron:

—No hay mal que por bien no venga!

Desde la crisis benefactora, incluso pacifista, los dos bandos han decidido formar una Cooperativa agrícola, la 'MasakaGatis, The Future Co-op' que les ha permitido sembrar y recolectar vegetales, frutas y legumbres, aprovechando el paisaje lunar que los obuses habían dejado, para convertirlo en la colonia agraria de la cooperativa. Poco a poco, los tomates, la judía tierna, las patatas, las zanahorias, los melones y calabazas han ido floreciendo, madurando y, desde hace meses, aprovechados para alimentar a los dos pueblos ugandeses. Han trabajado duro, han convertido en regadio desviando el cauce del río, todas las tierras de la cooperativa, ahora son tierras cultivables. Masakatos y Kikagatis están orgullosos de su trabajo, de contemplar satisfechos la inmensidad de sus cultivos, orgullo de todos los que trabajan sus tierras y que, con su esfuerzo solidario, han sabido convertirlas en un envidiable vergel.


Sin duda, ahora trabajan mucho más que cuando se dedicaban a la guerra, ahora saben lo que es sudar de sol a sol, arando o recolectando la tierra. Ahora saben el valor de cada cosa que comen y el esfuerzo que representa cada tomate que ingieren. Pero los hombres somos ambiciosos y cuantos más árboles tienen más iniciativas desarrolladoras nacen y generan proyección de futuro. Recientemente se han organizado como exportadores, economicamente se 'ven las orejas'. Ahora están creando escuelas, dispensarios... hasta unos señores de la lejana Europa, vestido de negro, han llegado al lugar hablándoles de no se qué ser Superior y que es el padre de todos... también han llegado unos banqueros suizos que dicen que conviertan el chelín ugandés a francos suizos, que con la crisis eso de tener monedas como el dólar y el Euro tiene mucho riesgo... Los Francos Suizos son la moneda de curso legal en Suiza y Liechtenstein. Por la estabilidad y la neutralidad del país es considerada la moneda de 'refugio seguro'...

El Sofista de Facebook
elsofistadefacebook@hotmail.com
http://www.facebook.com/luisbusomfemenia

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

<< Página principal