Náufrago en tierra

domingo 5 de julio de 2009

La PUBLICIDAD vista por dentro.


Por poco que analicemos nuestro comportamiento ante los anuncios, es fácil advertir que estamos constantemente en el dilema o en la libertad de elegir y, es cierto que la publicidad tiende a crear 'valores' superfluos y que, esos valores son 'premiados' cuando tomamos una decisión de compra para hacernos con el producto ofertado. Pero el problema es más complejo de lo que parece, constantemente estamos bombardeados por los medios de comunicación —no sólo por la publicidad— ya que los 'mensajes publicitarios' no nos engañan del todo, pues a priori sabemos que intentan 'convencernos de algo'. En cambio, hay 'comportamientos interesados' en los medios que, trasladan mensajes sigilosos, tendiendo a 'orientar' lo que es conveniente y, algunos más definitoriosa, aquello que está bien y lo que no, mensajes para convencernos de que tal o cual actitud es la 'normalidad' instituída por una sociedad y estos mensajes penetran sin darnos cuenta subliminal y silenciosamente.

Es más, hay comportamientos de personas que ostentan una posición relevante que son, por algunos, personajes a imitar y, que a veces sin proponérselo, sus vidas, sus actitudes o sus palabras son ejemplo para muchos adolescentes. Por eso los publicistas buscamos a personas que recomienden nuestros productos porque en ellos va una carga adicional comerciable, unos por su simpatía, otros por sus triunfos, otros por su señorío o por su reconocimiento intelectual, todo es utilizado para convencer, para acercarnos más y desproteger al posible 'consumidor/receptor' de su coraza protectora, intentamos 'penetrar' en lo más recóndito de su personalidad para que, al adquirir nuestro servicio u objeto anunciado, se sienta próximo, por no decir de igual a igual, a la figura que lo promociona.

Sí podemos hacer caso a los anuncios que son puramente informativos, los que anuncian o promocionan un producto por sus ventajas funcionales, de uso, etcétera, de nosotros dependerá su adquisición o no. Pero debemos cuestionar los mensajes de quien nos promete un mundo mejor, un electrodoméstico mejor y, sobretodo, cuando hay un aparente consumidor de élite, un personaje que lo anuncia y que, con toda seguridad, no tiene la más remota idea del producto que te está ofreciendo, como todo el mundo sabe dicen exactamente lo que está escrito en el guión propuesto por la marca comercial a través de los publicistas, por tanto, sus aseveraciones son gratuítas, están mintiendo con todo el descaro o con toda 'profesionalidad', según la indulgencia de quien lo analiza, pero aún hay más, con toda seguridad él o ella eso que anuncian nunca lo comprarían, simplemente porque está por debajo de su 'status social'.

En cuanto a los medios de comunicación en general hay que ser observador crítico, cuestionar constantemente sus opiniones, sus noticias trufadas de opinión, recordemos la máxima que corre entre ellos mismos: dicen que el valor de un periódico o de una televisión, informativamente hablando, no es por lo que dice, sino por lo que calla. Todos los medios tienen algo que dejar en el olvido, cuestiones que la cúpula direccional y financiera de los medios nos les interesa que se hable. Hablar en pro o en contra de algo conlleva, normalmente, el interés para influir como 'lobby' [grupo empresarial que intentan influir en las decisiones del poder ejecutivo o legislativo en favor de determinados intereses]. Hay que diferenciar o deslindar la opinión publicada de la opinión pública, constantemente se intenta convencernos de que lo publicado es lo que la gente piensa u opina.


LA PUBLICIDAD VISTA DESDE DONDE SE GESTA:
La Agencia de Publicidad.
Hagamos una visión crítica y, en algunos puntos, una visión satírica de una agencia de publicidad. Partamos desde el inicio de como se dan los pasos hasta llegar a la difusión de los anuncios: El anunciante, a través de su departamento de Marketing es quien propone a varias agencias de publicidad para que proporcionen ideas que cubran los objetivos según la filosofía de la empresa. El Consejo de Administración después de valorar las 'estrategias de campaña' eligirán las dos o tres mejores agencias que mejores campañas han ofertado.

Una vez estudiadas y valoradas se decidirán por una que será considerada la que mejor 'refleja la idea del Consejo de Administración', pero como toda agencia que se precie ofrecerá un abanico variado de 'posibilidades' para que su cliente pueda escoger y que ese 'abanico' cubra las distintas posibilidades que a lo largo de las negociaciones, el ejecutivo de la agencia publicitaria 'ha captado de las personas relevantes de la empresa' para no dejar ningún flanco descubierto. Es entonces cuando, asesorados por la agencia publicitaria se entrará en valorar, 'slogans', motivaciones de compra, puntos de venta, desarrollos de campaña, los 'storyboards' [conjunto de ilustraciones mostradas en secuencia que sirve de guía para entender una historia y que sirve de pauta para la filmación de un 'spot' publicitario].

El Presidente del Consejo de Administración tiene dudas y, como que su voto decide quiere llevarse toda la documentación a su casa el fin de semana para estudiarlo y, llegar a una decisión final. El Presidente mostrará a su familia como esos publicistas han 'entedido' a la perfección 'sus ideas'. El gerente o Presidente es el primero que se cree que la agencia publicitaria ha sabido recoger sus ideas y plasmarlas en la campaña y que, en el momento de decidir entre varias propuestas de los creativos, fue él quien con su certero olfato supo elegir el anuncio tan ingenioso, pero él nunca reconocerá ante el Consejo de Administración de su compañía que, en verdad quien escogió el anuncio de marras, fue su niña pequeña cuando dijo:

—¡Papá, papá.., ete!... ete!... e' mu' güay!

Y que, con el apoyo de su esposa y, hasta creo que intervino la sirvienta, opinaron favorablemente por el anuncio escogido por la niña, por tanto, fue escogido democraticamente y dieron por mayoría cualificada —la del Presidente del Consejo de Administración y... de su familia— la adjudicación de la campaña de 3 millones de euros a la agencia PPTO & Partners.

Supongamos que esta campaña tiene éxito y que los anuncios han sido bien acogidos por el público. Si analizamos a posteriori este anuncio considerado como exitoso, encontraremos tantos padres como personas lo determinan e intervienen en su creación, a todos les pertenece el éxito de una marca o de una campaña, todos en su intimidad se reconocen ser el 'padre' del éxito. Pero, en el mundo de la publicidad, todo es una cadena de 'pequeñas apropiaciones', el creativo o el 'copywriter', los dos se reconocerán asímismos que el éxito se debe, uno por la creación gráfica y, otro por los textos que son la clave del anuncio. Pocos reconocerán que el éxito pertenece a otros, o a la suma de todos. El fotografo reivindicará sus fotos, la modelo que es su imagen la que tiene el 'valor añadido' que ha favorecido el éxito, el jefe de medios a la distribución de la campaña y, finalmente el jefe de producción que, le importa un c%rajo todo el proceso creativo, dirá con aires de insuficiencia:

—¡A mí dadme 3 millones de euros y os convertiré una 'idiotez' en una idiotez asumida por el mercado!

El Sofista de Facebook
http://luis.busom.com/Index.html

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

<< Página principal