Náufrago en tierra

sábado 9 de mayo de 2009

LAS MIL Y UNA NOCHES




Reconozco que cada día soy más crítico con el Gobierno que tenemos, es cierto que, para uno que tiene el corazón más proximo a la izquierda, se siente defraudado por la forma de comunicar que tiene el Gobierno y la de resolver los problemas que tiene la sociedad. Supongo que el camino recorrido, en este sentido de trasladar a la ciudadanía proyectos y realidades, no es de recorrido cercano, más bien viene de lejos pero creo que, en los tiempos difíciles en que estamos, mereceríamos una mejor explicación, sabiendo los por qué se hace una cosa o no se hace la otra.


Todo es un magma desorientador porque se juega en exceso al criterio del beneficio electoral. Para mí hay un mal endémico en política española que es el valorar y considerar lo que es bueno para una parte de España no es bueno para otra parte y/o viceversa, se hacen políticas en función de los votos que puedan procurar o quitar en determinados territorios. Se hacen políticas 'agüadas' en interminables pseudo negociaciones con el sólo objetivo de tantear al electorado de aquí y de acullá para ver únicamente su respuesta. 'Globos sonda' que tienen por objeto saber el 'coste político' que tal decisión les puede conllevar.

Todo son políticas sin contenido y, cada vez se habla más de proyectos a cinco, diez o quince años, que la mayoría nunca se iniciarán y que mueren en el más absoluto olvido. Casi no hay políticas inmediatas que expresen claramente el inicio de un proyecto, en una fecha y en un lugar determinado, nada de eso, el grueso de las informaciones del Gobierno son sólo titulares, fotografías y frases para ser repetidas en periódicos, televisiones y tertulianos, que actúan como consignas de partido más que con argumentos que amplíen o desarrollen políticas para los ciudadanos. No se explica nada, no se razona nada, se contamina con argumentos que tienden a destruír otras opciones presentadas por otras formaciones políticas.

He prescindido de creerme sus planes anticrisis y, poco a poco, han perdido toda credibilidad que un día tuvieron. Pero eso que pasa a diario con el Gobierno, ocurre lo mismo con la oposición con sus propuestas y/o réplicas. Y, para terminar de completar el espectro político, los partidos 'sucursalistas' que no se definen o no actúan para no 'molestar' a la sede nacional de su partido. La mayoría de las veces esperan la visita de alguien de la capital para saber qué tienen que decir y qué hacer. Todos están fomentando las pequeñas políticas de gestos más que de hechos que yo denomino 'cuentos' como los presentados en 'Las mil y una noches'.

Parece como si fuera la voz de Sherezada que, para evitar su ejecución por los 'cuernos' que le ha puesto al Sultán, le empieza a contar un cuento cada noche: 'El Bigotes y los 40 ladrones'; 'Aladino y sus trajes maravillosos de Milano' ' Simbad y su olimpiada' ...quizás después de mil y una noches de contar cuentos los ciudadanos se apiaden y le perdonen la vida votándole otra vez... es verdad que los finales de ciertas historias son impredecibles. Casi nada de lo que dicen tiene el rigor político para que el ciudadano 'entienda' de qué hablan, sólo son brochazos 'impactantes' pero sin la más mínima enjundia que avale o justifique la divulgación de un proyecto. Son cuentos que se cuentan a diario para prolongarse un día más, como en 'Las mil y una noches' voceando el cuento diario como si tuvieran que 'salvarse' de la expulsión del Paraíso en el que viven..
El Sofista de Facebook

Etiquetas: , ,