Náufrago en tierra

domingo 31 de enero de 2010

España en el World Economic Forum, de Davos


Después de los países "Pigs", los Países Bálticos.
Eurolandia teme el efecto domino.
Aunque es innecesario aclaremos que, 'PIGS' significa 'cerdos' y este vocablo equivale al acrónimo peyorativo con el que, algunos medios financieros anglosajones, especialmente británicos —por ejemplo Financial Times— definen a los países del sur de de la Unión Europea (P) Portugal, (I) Italia, (G) Grecia y (S) Spain.
Eurolandia es el apodo no oficial para lo que oficialmente se denomina 'zona euro' o 'eurozona', es decir, los Estados miembros de la UE.


'Too big to fail' Demasiado grandes para dejarlos quebrar. A este peligro se han rendido todos los gobiernos de Occidente en el 2008, antes de la caída de los gigantes bancarios. No se podía permitir el colapso de los principales bancos de EE.UU., Gran Bretaña, Suiza o Bélgica: los Estados han tenido que intervenir ayudando a sus finanzas.

'Too big to fail'' Ahora la pesadilla se repite de otra forma, pero no menos dramática. ¿Qué pasaría si un Estado como Grecia —con riesgo de quiebra— se desmoronase, cuáles serían las consecuencias para la zona euro? ¿Puede la UE darse el lujo de ver como un Estado se hunde sin intervenir? ¿Y sí el Estado griego fuera el primer colapso de un efecto dominó con otros países de la UE? ¿Después de Grecia, Portugal, luego España y luego Italia? La sensación de pánico se ve reforzada cuando China ha negado a Grecia el salvavidas financiero. Han habido rumores de una hipótesis referenciando un crack a la 'California' para fijar la quiebra de Grecia.. emitiendo billetes —como los pagarés que Arnold Schwarzenegger, gobernador del Estado de California paga a sus proveedores— pero en lugar de dracmas hacerlo en euros, un paso que podría marcar la primera ruta de escape del Euro para un país miembro.

¿Todo es una ficción política alimentada por aquellos que están tomando posiciones especulativas? El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz instó a Bruselas a ''suspender las normas que prohíben el rescate de las naciones, porque ahora tenemos que estabilizar la propia Europa." Entonces, desde el más autorizado representante de Alemania llegó a Davos, una afirmación brutal:

"—Los griegos tienen que resolver sus problemas, dijo el ministro alemán de Economía Rainer Bruederle. ''—los contribuyentes alemán o francés no tienen que hacerse cargo".

Es un acto de egoísmo, pero los motivos políticos son comprensibles. Los líderes alemanes observan aquello que sucede en Estados Unidos: la ola populista en contra de Barack Obama, acusado de haber sangrado las finanzas públicas para ayudar a Wall Street y a la industria automotriz son evidentes. La misma ola podría nacer en Berlín y París, sí en una coyuntura social difícil, los contribuyentes alemanes y franceses fuese obligados a pagar el crack griego, después el portugués, el español o el lituano. El populismo se volvería contra la idea misma de Europa.


La Comisión Europea ha enviado un ultimatum demandando: un corte seco de los salarios públicos, límites a la pensiones. Un tratamiento de shock aún más severo que el ya aprobado por el Primer Ministro Papandreu, quien anunció adelgazar el gasto público y la congelación de salarios. El periódico alemán 'Süddeutsche Zeitung' anticipa un memorando de Bruselas, donde indica "riesgos a largo plazo de los aumentos en las tasas de los bonos del Tesoro en España, Portugal, Irlanda e Italia."

La carrera para evitar el contagio está tomada. España prepara 50 mil millones de recortes de gastos. Portugal ha anunciado una medida para reducir el déficit al 9% del PIB. Irlanda presenta un plan con reducciones en los salarios y ahorros en los costos del estado del 6%, la pena más grave para una generación. El flanco oriental de la Unión se está adaptando. La República Checa presenta recortes para aumentar el 9% del déficit / PIB al 3% en 2014. Bulgaria reducir el gasto estatal en un 15%, Rumanía cuenta con un presupuesto de austeridad que pesa dos puntos porcentuales del PIB. Incluso uno de los más sólidos, Francia, en busca de amparo. El Primer Ministro, François Fillon, dijo ayer que estaba "decidido a tomar medidas sin precedentes para situar el déficit por debajo del 3% en 2013." El Director General del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, dibuja un escenario sombrío: "La consolidación de las finanzas públicas, lamentamos los próximos 5, 6 o 7 años, dependiendo del país".

Para el viejo Continente, el efecto dominó desencadenado por Grecia, puede marcar el comienzo de una larga y dolorosa retirada del Estado del bienestar, poniendo en cuestión todo lo que se ha llamado el "modelo europeo".
























Etiquetas: , ,